MATAR (DE HAMBRE) AL MENSAJERO


28-11-2018 productos frescos en restaurante Viridiana Abraham García
productos frescos en restaurante Viridiana

A Fernando Point lo conocíamos en la redacción de El Mundo como “poliglotón”, porque, afortunado él, lo había comido, bebido, analizado y disfrutado todo. Y en todos los idiomas.

No he conocido a nadie con mayor erudición en lo que atañe a Apicius y a Baco. Malicié que a Point, cuando lo destetaron del burdeos, lo bautizaron con champagne para confirmarlo con borgoña.

De tan excelsa zona, La Meca para los amantes del vino, Point tiene más conocimientos que aquel noble que propició el dicho: “En la Borgoña gobierna un duque, porque el vino es el rey”.

Por cierto, no contento con bebérselos, desde hace un par de décadas, Fernando ha dignificado La Manchuela, una zona emergente (o, mejor dicho, insurgente), con algunas añadas de su enrazado Finca Sandoval.

Y puedo afirmar de él que no ha habido crítico más discreto al entrar en un restaurante. Antaño, cuando yo descubría algún nuevo local que apuntaba maneras, y se lo hacía saber en cualquier encuentro (siempre con vinos por testigos), Fernando solía visitarlo de inmediato, para evitar (que no hacía falta) que yo alertara a mi colega de su visita.

No como esos “críticos”, cuyo ominoso nombre me callo, que hacen su aparición con fanfarrias y que sólo callan a la hora de marcharse, no vayan a pasarles la cuenta.

Sobra decir, sólo faltaba, que no siempre coincido con sus opiniones y que no siempre él ha coincidido con mi cocina. Pero en toda ocasión he atendido y respetado sus críticas, porque sería absurdo ignorar las indicaciones de uno de los escasos sabios con los que he coincidido en tiempo y lugar.

Perplejo, leo esta mañana en la prensa que un estrellado cocinero ha vetado la entrada de Fernando a su restaurante por expresiones que el susodicho considera insultos.

Y, pásmense, que aquel ha condicionado el levantamiento del veto a una nota pública de retractación, como en los mejores tiempos de los tribunales inquisitoriales, en los que el reconocimiento de la culpa conllevaba el premio de una muerte rápida.

Al parecer, y a falta de de otra versión (que el cocinero se ha negado a dar), el insulto ha sido recordar que la uva también es un botánico, respondiendo a la idea que el del delantal había lanzado al aire (dónde si no) de elaborar vinos con zanahoria o hinojo en nombre de una supuesta revolución vegetariana que aplaudiría Bugs Bunny.

Qué absurdo, a estas alturas, ignorar la importancia de la crítica solvente que nos ayuda a corregir entuertos, divulgar nuestra hermosa artesanía y, especialmente, a no dormirnos en los perejiles.

Sobre todo en estos tiempos en que cualquier indocumentado agazapado en la sombra de las redes se nos mete en la cama.

En prensa, he sufrido críticas feroces, algunas con la peor intención (“algo que no se nombra con la palabra azar rige estas cosas”, pienso con Borges). Pero tengo por norma aprender de aquellos que saben argumentar y muestran conocimientos sobrados, callar ante los inanes y rebelarme sólo ante la estupidez o la aversión injustificada, soberbia y cretina, de quienes se creen poderosos por disponer de un teclado.

 Fernando siempre ha sido de los primeros (y el primero entre ellos). Sus crónicas son despiertas, ágiles y eruditas. Y su actitud positiva ha quedado sobradamente acreditada en los cuarenta años que llevo leyéndole. De él he aprendido mucho más de lo que él mismo imagina.

De ahí la sorpresa que me ha agredido esta mañana, entre churro y churro, hasta el punto de haberme sentido impulsado a hilvanar estas líneas a vuelapluma, mientras mis cacerolas hierven.

Y ahora que tantos petulantes vinos se nombran en latín, permítanme brindar por él con un Finca Sandoval de la mejor añada.

Levanto mi copa y bebo hasta el fondo nec metu nec spe (sin miedo ni esperanza).

Viridiana


“LA PUERTA ES LA QUE ELIGE, NO EL HOMBRE“
J.L. Borges


Síguenos en redes sociales

Viridiana

Abraham García

Horarios

A partir del 1 de Abril

De Martes a Sábado de 13:30 a 15:30 y de 20:30 a 23:30. Domingos 13:30 a 16:00

Domingos noche y Lunes todo el día, cerrado


Aparcacoches

Servicio duplicado de aparcacoches: uno chaparrete para utilitarios, y otro altísimo para descapotables