EN MESA AJENA


10-07-2019 productos frescos en restaurante Viridiana Abraham García
productos frescos en restaurante Viridiana

Encadenado como estoy a mis sartenes (ni mis comensales ni mis acreedores me perdonan la ausencia), pocas oportunidades tengo de gozar mesas ajenas. Pero no perdono el colofón de una cena si la película, la obra de teatro o la exposición han logrado perturbarme.

Y reconozco que me pierdo en las cartas de vinos. aunque procuro controlarme desde que pregunté por qué todas las camareras eran gemelas.

 

Diverxo (Madrid)

Sigue siendo el más grande y el más valiente. La imaginación de Dabiz (por él acepto el crimen gramatical) seguirá creando cuando ya no quede gas con que encender los fogones. Además de cariño, siento por él la admiración que merece quien demuestra que toda quimera es posible si detrás hay fundamentos y productos.

El vacío, para las bombillas.

 

 

 

Don Giovanni (Madrid)

Antes, Andrea Tumbarello se curvaba como un picador sobre la trufa. Y ahora que se le ha quedado figura de banderillero, es aún más generoso. Sus pizzas seductoras, su carbonara adictiva, su racimo de inmejorables vinos italianos, su exaltación rojiblanca… son algunas de las razones que me obligan a repetir.

 

Elkano (Guetaria)

Por sus parrillas al aire libre desfila a diario todo el Cantábrico y la amplia dehesa. Una y otra vez me demuestran que quien conoce el fuego no necesita saber más. Es tal su gloria, que un navegante, ebrio de sidra y con sed de aventura, le copió el nombre.

 

Pinocho (Mercado de La Boquería, Barcelona)

Conociendo a Juanito (mucho más famoso en Las Ramblas que Ada Colau) no entiendo por qué no llamó a su garito Espinete. Sus cincuenta años de idilio con la cafetera y la barra son un ejemplo de bigamia bien llevada. Se hace los chalecos con estolas de Carpaccio, a tono con los salmonetes que aún colean. Su mostrador es el retablo de las maravillas, último reducto de un mercado que se desintegra en parque temático a punto de desaparecer bajo un tsunami de batidos de fruta en vasos de plástico.

 

Don Lay (Madrid)

Está a punto de cambiar el proletario Paseo de Extremadura por la aristocrática María de Molina para estar más cerca de mi casa. Aquí recuerdo siempre una frase leída a Manolo Vázquez: El secreto de la sopa es que hierva en el caldo, no contra él. Tienen, desde luego, el fuego a favor y la sabiduría a la hora de elegir los ingredientes y dejarlos ser. El tao encerrado en una oblea de dim-sum, que, no casualmente, puede traducirse como “cerca del corazón”. Más de un domingo me he zampado tres docenas. Luego, tras comprobar que el compasivo espejo no me mostraba unos ojos oblícuos, escondía la báscula y me echaba la siesta.

 

Lera (Castroverde de Campos)

Una familia entregada a los fogones y a los amigos desde hace medio siglo. Templo de los guisos, paraíso de las legumbres y altar mayor de los pichones que engordan en la penumbra de los bellísimos palomares circundantes, pagodas de adobe que rompen el interminable horizonte. Su carta de vinos, alta en calidad y medida de precios, es un reclamo más para emprender el vuelo.

Viridiana


“LA PUERTA ES LA QUE ELIGE, NO EL HOMBRE“
J.L. Borges


SĂ­guenos en redes sociales

Viridiana

Abraham GarcĂ­a

Horarios

De Martes a Sábado de 13:30 a 15:30 y de 20:30 a 23:30. Domingos 13:30 a 16:00

Domingos noche y Lunes todo el dĂ­a, cerrado


Aparcacoches

Servicio duplicado de aparcacoches: uno chaparrete para utilitarios, y otro altĂ­simo para descapotables